M-commerce: optimiza tu negocio online para dispositivos móviles

Una de las principales ventajas del comercio electrónico es su accesibilidad. A cualquier hora, en cualquier lugar, clientes y negocios pueden estar conectados. Una ventaja que los dispositivos móviles han elevado a categoría. El mobile commerce o m-commerce es ya una de las realidades con más previsión de crecimiento del sector retail pero, ¿cuáles son … Continued

Sin categorizar

Una de las principales ventajas del comercio electrónico es su accesibilidad. A cualquier hora, en cualquier lugar, clientes y negocios pueden estar conectados. Una ventaja que los dispositivos móviles han elevado a categoría. El mobile commerce o m-commerce es ya una de las realidades con más previsión de crecimiento del sector retail pero, ¿cuáles son sus principales ventajas?

Mayor uso que el ordenador y nuevos mercados

El uso de la telefonía móvil se ha convertido en una constante en nuestras vidas. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), el 99,5% de los españoles se conectó a Internet a través de su teléfono móvil en 2021. Una cifra muy superior al 83,7% que lo hizo a través del ordenador.

Los dispositivos móviles y tablets se han convertido en nuestra principal herramienta digital. Los utilizamos para consumir entretenimiento, hacer deporte, trabajar y, por supuesto, comprar. Según un estudio del banco sueco Klarna, 3 de cada 4 españoles (77%) utilizó su móvil para realizar compras durante 2021.

¿A qué se debe una cifra tan elevada? La clave está en el márketing y en la publicidad. Las redes sociales, además de espacio de conversación, se han convertido en el gran escaparate de nuestro tiempo. Aproximadamente el 92% de los usuarios encuestados por Klarna declaró que utilizaban su smartphone para conseguir las mejores ofertas o promociones.

Además, el m-commerce está indudablemente asociado a un estrato social: la Generación Z. Los nacidos entre 1997 y 2009 son la primera generación de nativos digitales. Su medio natural es la tecnología, y cuentan con dispositivos móviles con acceso a internet prácticamente desde su infancia.

No es de extrañar que en estos rangos de edad el uso habitual de dispositivos móviles para comprar se sitúe en el 77%, mientras que en el conjunto de la población apenas llegue al 56%. Un aliciente y casi paso obligatorio para todas aquellas marcas que quieran acercarse a este grupo social.

¿En qué consiste el m-commerce?

Es un ejemplo más de que la omnicanalidad es la estrategia ganadora en cuanto a ventas online se refiere. Pero, ¿en qué consiste realmente el m-commerce? No son sólo ventas a través de tiendas online o redes sociales, sino un mundo mucho más rico y complejo. La definición más amplia del mobile-commerce incluye cualquier actividad relacionada con una compra y realizada a través de una app o navegador móvil, como:

  • Transacciones a través del dispositivo móvil. Compras a través de tu móvil o tablet, sí. Pero también las nuevas formas de pago alternativas, la gran mayoría de ellas adaptadas o diseñadas directamente para el uso en dispositivos móviles y tabletas. Hablamos de métodos como Bizum, apps como Google Pay y Apple Pay, o las propias apps de banca móvil.
  • Social Commerce. Es la búsqueda, activa o no, de productos a través de las redes sociales. Incluye anuncios, pero también el marketing de influencers y otras tendencias.
  • Live Commerce. Una de las tendencias más recientes. Se trata de compras a través de transmisiones en tiempo real en grandes marketplaces como Amazon o redes sociales como Facebook o Instagram.
  • Realidad Extendida. Quizás el mejor ejemplo de compatibilidad entre el comercio electrónico y el tradicional. Hablamos de los clásicos códigos QR que nos permiten, mediante un sencillo escaneo, poder conocer todas las características de un producto. Pero, también, acceder a aplicaciones de realidad aumentada para previsualizar el producto y sus diferentes variedades en un espacio virtual.
  • Chat Commerce. Suple una de las principales ventajas del comercio tradicional. A través de un chatbox, un asistente virtual de la tienda (una persona real o una inteligencia artificial) puede ayudar al cliente a completar sus transacciones y resolver todas sus dudas.

Ventajas del m-commerce

  • Comodidad. Es la principal ventaja y razón de ser del m-commerce. Se abren las posibilidades de realizar compras desde cualquier lugar, y con una libertad absoluta de horarios. Lo quieres, lo tienes.
  • Inmediatez. Dependerá de la interfaz, pero si todo está organizado de forma correcta, no serán necesarios más de tres pasos para formalizar la compra. Esto es especialmente útil y práctico para compras de emergencia, de última hora o en periodos de rebajas. Aunque es importante ser consistente en el servicio. Asegúrate de garantizar una entrega de calidad y flexible a través de herramientas de gestión y automatización de envíos.
  • Novedades. Las posibilidades son infinitas, como prácticamente lo es internet. Los usuarios podrán acceder a todo tipo de productos, no solo en su mercado. Si algo existe, en Internet seguro que puedes encontrarlo.
  • Eficacia. Uno de los principales problemas del comercio electrónico es la tasa de abandono de carritos de la compra. La tendencia parece estar revirtiéndose gracias al m-commerce. El canal de compra es mucho más directo, en algunos casos incluso más satisfactorio, por lo que los ratios de compra pueden también ser más elevados.
  • Free advertising. Desde las menciones en las redes sociales hasta las etiquetas de las fotos de los clientes a través de Instagram, los smartphones permiten a los clientes convertirse en embajadores de sus marcas favoritas.
  • Datos. Hay mucho que aprender sobre el comportamiento de los clientes a través del mobile-commerce. Por ejemplo, ¿cuándo son los compradores móviles más activos? ¿A qué artículos y páginas dedican más tiempo? ¿Han llegado a ti a través de tus redes sociales u otro canal?

Cómo implementar de manera exitosa tu m-commerce

La palabra clave que escucharás a partir de ahora es ‘responsive’. Si tu e-commerce es responsive, quiere decir que en términos de experiencia de usuario (UX) y navegabilidad está perfectamente preparada tanto para PC como para dispositivos móviles. La inmensa mayoría de los e-commerces comienzan a través de una página web para luego ampliarse al resto de dispositivos. Es fundamental que la web sea operativa en todos los soportes.

A partir de ahí, las claves son las mismas que tendrías en el escaparate de tu tienda física o en tu sitio web. Es primordial que el sitio sea sencillo, intuitivo, que prime el contenido visual pero, por encima de todo, que permita completar la compra en no más de tres sencillos pasos. Resumiendo, estas serían las claves para un m-commerce user-friendly:

  • Integración sencilla. Una home dominada por el producto, con la información necesaria y capaz de atraer la atención de los usuarios.
  • Proceso de pago sencillo. Una vez seleccionado el producto y características, el cliente debería acceder a una única página que le permita poder completar el pago y conocer las condiciones de entrega del producto.
  • Navegabilidad user-friendly. Menús sencillos, prescindiendo de categorías y subpáginas que no sean necesarias, y prestando especial atención a la organización de la información. La clave es no saturar y que encontrar lo que necesitamos sea un proceso intuitivo.
  • Páginas de producto optimizadas. Las páginas de productos deben estar cuidadosamente elaboradas para comunicar toda la información que pueda ayudar a sus clientes a tomar decisiones de compra informadas. 

Desde la representación visual hasta el lenguaje utilizado en la descripción del producto, una página de producto debe reducir la incertidumbre de sus clientes y presentar todos los detalles necesarios del producto.

El m-commerce no es una tendencia, sino una realidad que multiplica las opciones para el usuario hasta límites insospechados. Por ello, es primordial cuidar este canal, que en muchos casos es ya el principal escaparate de comercios electrónicos.