Propiedad intelectual: cómo legalizar una tienda online y proteger los derechos de su marca

En la era digital, una plataforma de comercio electrónico es imprescindible para la mayoría de las empresas y negocios. Las ventajas son fácilmente perceptibles tanto para los negocios tradicionales que quieren ampliar su cartera de clientes como para las tiendas que sólo existen y venden en línea.  En los últimos dos años, se han creado … Continued

Consejos para tu negocio

En la era digital, una plataforma de comercio electrónico es imprescindible para la mayoría de las empresas y negocios. Las ventajas son fácilmente perceptibles tanto para los negocios tradicionales que quieren ampliar su cartera de clientes como para las tiendas que sólo existen y venden en línea. 

En los últimos dos años, se han creado nuevos servicios y nuevas formas de establecer contacto con los clientes: cada vez más españoles eligen comprar en línea (26,2 millones en 2020, +7,7% en comparación con 2019). En 2020, las compras en línea en España alcanzaron 58,8 millones de euros, 16,6% más que en el año anterior (contando únicamente el volumen de negocio del ecommerce B2C). 

En este sentido, esas notables posibilidades de crecimiento económico que representa el comercio electrónico son una sólida razón para evaluar los  riesgos vinculados a la falsificación e infracción de la propiedad intelectual, y conocer los mecanismos de protección existentes

Pero, ¿cómo funciona la propiedad intelectual del comercio electrónico? ¿Cómo legalizar una tienda online? ¿Cómo registrar una marca de comercio electrónico? ¿Qué podemos hacer para proteger su propiedad intelectual? Arrojemos algo de luz.

Respetar la propiedad intelectual de un sitio web

Según los principios comunitarios establecidos por la UE acerca de los derechos de autor, una página web dotada de características creativas se considera obra de autoría de naturaleza multimedia. 

La protección del sitio web también se aplica entonces a:

  • el diseño: el llamado look and feel; es decir, la estética determinada por las características gráficas, los márgenes, los colores y la disposición del texto.
  • la estructura gráfica proporcionada, lo que significa que el software es original y, por tanto, obra de autor.
  • el nombre de dominio, que debe ser único, por lo que dos sitios web diferentes no pueden ir bajo el mismo nombre de dominio.

¿Cuáles son las actividades ilegales que dañan la propiedad intelectual de?

  • El deep linking

Consiste en  insertar un enlace (hipervínculo) dentro de una página web que remite al usuario a una página interna de un sitio diferente. En consecuencia, la primera página del sitio y todas las páginas intermedias se «saltan». Esta operación puede implicar un riesgo de confusión entre los dos sitios y, por tanto, se considera ilegal.

  • Framing 

Consiste en insertar las características y contenidos de otro sitio en la estructura de la interfaz gráfica de un sitio (por ejemplo, imágenes relativas a catálogos de otras empresas de la competencia). Se trata de un caso de enlace ilegal o de apropiación de los méritos de productos ajenos.

  • Ciberocupación 

Es el acaparamiento de nombres de dominio correspondientes a nombres/marcas famosas para revenderlos.

  • Typosquatting

Consiste en comprar dominios que parecen auténticas URLs pero que en realidad contienen un error tipográfico. Esto engaña a los usuarios que han cometido errores tipográficos en la fase de búsqueda. 

  • Acaparamiento de dominios

Es el registro de un nombre de dominio correspondiente al signo distintivo de una empresa  con la que compite.

Los tres últimos casos están relacionados con la cuestión del principio de precedencia temporal, según el cual un dominio se asigna al primer sujeto que lo solicita. De hecho, el Código de la Propiedad Industrial reconoce el nombre de dominio como un signo distintivo de la empresa al igual que la marca, la empresa o el signo y le reconoce la misma protección.

Cómo legalizar una tienda online

El registro de una marca de comercio electrónico garantiza su uso exclusivo, de modo que los competidores no puedan explotarla ilegalmente o aprovecharse de ella.

¿Cuál es el proceso?

En primer lugar, conviene realizar una investigación para comprobar que la marca cumple los requisitos exigidos por la legislación (no ser contraria a la Ley o al orden público, no inducir al público en error, no usar denominaciones genéricas, etc.). ¡También es primordial verificar que la marca no exista ya! Esa verificación se puede hacer directamente en la página web de la OEPM, en su base de datos oficial. Esto es esencial para no incurrir en el riesgo de disputas después del uso. 

Además, la marca tiene protección territorial, por lo que puede estar registrada en España, en un país extranjero, protegida a nivel europeo o registrada a nivel internacional.

El procedimiento de registro de la marca en el territorio español puede presentarse de diferentes maneras  (y costes) a través de:

  • La Oficina Española de Patentes y Marcas 
  • Los Centros Regionales de información de propiedad industrial de las distintas Comunidades Autónomas
  • Las oficinas de Correos (en sobre abierto, por correo certificado y con acuse de recibo) 
  • Los lugares previstos en el artículo 16.4 de la Ley 39/2015, de 1 de octubre, de Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas. En estos casos, se cuenta como fecha de presentación de la solicitud la fecha de registro de recepción de la misma por el órgano competente al que va dirigida, y no la fecha del depósito.

También se puede solicitar un registro de marca ante la EUIPO, Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea. La Marca de la Unión Europea es válida en la totalidad del territorio de la Unión. Pero pocos saben que la protección de la propiedad intelectual de la marca de la Unión Europea no es infinita. Para no perder los derechos, hay que renovarla cada diez años (a partir de la fecha de solicitud). El procedimiento de renovación puede hacerse en los doce meses anteriores a la expiración y como máximo en los seis meses siguientes (en este caso hay una penalización). Después de este periodo o en caso de necesitar cambiar la marca, tendrá que hacerlo de nuevo.

Herramientas para la protección de la propiedad intelectual del ecommerce

Cuando se trata de proteger los derechos de propiedad intelectual en el comercio electrónico, casi siempre nos centramos únicamente en los consumidores. Sin embargo, a menudo se ignora la importancia de los riesgos relacionados con la  falsificación de productos y  violaciones de la propiedad intelectual  en detrimento de los propios empresarios. Por tanto, la protección de los consumidores pasa por la protección de los derechos de propiedad intelectual en el comercio electrónico.

¿Cómo pueden defenderse las empresas?

La EUIPO (Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea), en colaboración con los principales mercados de comercio electrónico, ofrece tres herramientas:

  • Sistemas de notificación

Permiten al empresario que ve vulnerada su propiedad intelectual     enviar la correspondiente denuncia. Para permitir las comprobaciones necesarias, es necesario proporcionar toda la información posible (URL, características del producto, datos de registro de la marca).

  • Programas de protección de la propiedad intelectual

Implementados por un número limitado de mercados, permiten gestionar todos los informes enviados y controlar las páginas de categoría que podrían tener elementos que podrían violar la propiedad industrial.

  • Punto de contacto

Son sistemas que facilitan la asistencia en caso de problemas con los programas de protección o los sistemas de notificación. De hecho, no todos los comercios electrónicos internacionales disponen de formularios de notificación. Los puntos de contacto permiten encontrar los datos de contacto para enviar los informes correspondientes.

En un panorama de compras cada vez más digital y con un potencial sin precedentes, es fundamental saber cómo proteger su negocio online en todas las áreas. En ese marco, la cuestión de la propiedad intelectual es fundamental para proteger el propio trabajo y los intereses económicos relacionados . Por un lado, es necesario vigilar constantemente la situación y actualizar la normativa a nivel legal. Por otro lado, los empresarios deben ser conscientes de los escollos a los que se enfrentan y de las herramientas de las que disponen para hacer valer sus derechos. Sólo un sitio de comercio electrónico cuidadosamente estructurado también desde el punto de vista legal y protegido legalmente puede convertirse de hecho en una herramienta eficaz  para atraer clientes y crear la identidad digital de la empresa, en línea con su identidad real.