Cómo detectar si una tienda online es fraudulenta

Junto con la proliferación de las tiendas online y la tendencia al alza de compras en eCommerces por parte de los usuarios, surgen ciertos oportunistas que tratan de sacar beneficio de esta realidad. Mediante técnicas fraudulentas, existen algunos eCommerces que no son lo que parecen.

Consejos para tu negocio

El crecimiento de las compras online es imparable, y cada vez son más los usuarios que confían en tiendas electrónicas para realizar cualquier pedido. Uno de los motivos de esta tendencia al alza es la seguridad, es decir, las medidas que ponen en marcha las tiendas para que las compras sean seguras son cada vez mayores, y esto hace que la confianza de los usuarios crezca a la par.

Sin embargo, aún tenemos que mantenernos alerta frente a la existencia de tiendas online fraudulentas, y para ello, es importante aprender cómo detectar si estamos ante un negocio falso.

Existen una serie de aspectos esenciales que debemos tener en cuenta antes de realizar nuestras compras. Son 5 consejos básicos que nos ayudarán a no dar el paso, y saber que no debemos comprar en una tienda online si:

1. No tiene certificado de seguridad SSL

Es uno de los indicadores más habituales para saber si una página web es segura. Para ello, debemos fijarnos en que comienza con “https” y tiene el símbolo verde. Esto significa que la información va cifrada y nuestros datos estarán en cierto modo protegidos.

Es probable que una tienda online no tenga el certificado de seguridad instalado en todas sus páginas, pero sí en aquellas donde se introducen datos de pago o datos personales. Con esto, sería suficiente, ya que nos asegura el cifrado de esta información delicada.

2. Ofrece unos descuentos y ofertas exagerados

Las tiendas online suelen ofrecer ofertas puntuales, pero esto no quiere decir que vayan a regalar los productos. Por ello, un buen truco para sospechar de una web es si ofrece precios demasiados bajos para ser reales.

Hay una gran cantidad de tiendas on line fraudulentas que promueven descuentos irrechazables con la intención de realizar algún tipo de fraude electrónico. Al ver rebajas tan grandes, muchos usuarios realizan compras apresuradas con la finalidad de no perder la oportunidad. Para evitar este error, es importante comparar los precios publicados con otras tiendas reconocidas, y dependiendo del ahorro, sabremos si se trata de una oportunidad que no podemos perder o de un posible engaño.

3. No existe información legal sobre la empresa

Los sitios web confiables disponen de espacios destinados para publicar sus datos, como nombre fiscal, teléfono y dirección o identificación fiscal. Una tienda online debe incluir al menos los apartados de “Aviso Legal” y “Condiciones de compra”. Son páginas que cualquier eCommerce debe incluir para cumplir al pie de la letra con las diferentes normativas de obligado cumplimiento.

Si esta información existe, debemos prestar atención a cómo está redactada, ya que en muchas ocasiones está mal traducida, con un lenguaje inadecuado y hasta con faltas de ortografía. También debemos comprobar que de verdad estos datos existen, ya que a veces existen los enlaces pero si pinchamos en ellos, están vacíos.

4. Métodos de pago limitados o mal explicados

Los negocios en los que podemos confiar tienen por lo general múltiples opciones a la hora de pagar, dándonos la oportunidad de elegir la alternativa que más nos interese y explicándonos los pasos.

Sin embargo, en las tiendas online fraudulentas se ofrecen muchas formas de pago pero en realidad, al final solo aceptan tarjeta bancaria (sobre todo de débito, ya que el pago se realiza inmediatamente y ya no se puede volver atrás).

Debemos desconfiar además si el pago de debe realizar a través de empresas como Wester Union, a través del cual debemos hacer un depósito de dinero por el importe de la supuesta compra. Este tipo de método está totalmente desaconsejado para realizar compras online, ya que no ofrece ningún tipo de garantía de recuperar el dinero en caso de estafa o fraude.

5. No existe política de devoluciones

Si una web no da a un comprador la opción de devolver un producto una vez comprado, nuestras alarmas tienen que saltar inmediatamente. Las leyes europeas establecen que los negocios digitales tienen la obligación de facilitar la devolución de los productos.

Esta política debe estar detalladamente explicada, con los pasos a seguir bien marcados, los plazos, los costes y las condiciones (cómo se lleva a cabo la devolución del dinero o la sustitución por otro producto).

Todas estas reglas solo tan solo unos indicadores. Por desgracia, existen métodos muy perfeccionados para intentar engañarnos en cada una de estas pautas, pero generalmente, si las tenemos en cuenta todas, estamos más cerca de descubrir una tienda online fraudulenta y no caer en la tentación de dar los datos de nuestra tarjeta ni ninguna información personal.

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close