Día Mundial del Medio Ambiente: cómo reducir tu huella de carbono en tu negocio online

El 5 de junio será el Día Mundial del Medio Ambiente,  establecido en 1972 por la Asamblea General de las Naciones Unidas. Se celebró por primera vez en 1974. Desde entonces, se ha convertido en un importante aniversario y  en una plataforma mundial de sensibilización sobre el cambio climático y los problemas medioambientales. No es … Continued

Consejos para tu negocio

El 5 de junio será el Día Mundial del Medio Ambiente,  establecido en 1972 por la Asamblea General de las Naciones Unidas. Se celebró por primera vez en 1974. Desde entonces, se ha convertido en un importante aniversario y  en una plataforma mundial de sensibilización sobre el cambio climático y los problemas medioambientales. No es casualidad que el lema de la primera celebración fuera «Sólo una Tierra»; sólo tenemos una Tierra.

Uno de los temas más candentes del problema medioambiental es, sin duda, el de la  huella de carbono, es decir, la  huella de carbono de lo que consumimos. Desde el punto de vista de las empresas,  todas las fases de producción, no sólo el transporte, están incluidas y tienen una importante influencia en la huella de carbono global.

El ecommerce, por ejemplo, se ha considerado a menudo «negativo» en comparación con el comercio tradicional en términos de impacto medioambiental. En realidad, depende de muchos factores, no sólo del tipo de entrega (rápida o estándar). Otros elementos influyen, como los medios de producción utilizados, del transporte y de la proximidad de los almacenes al cliente final. Así que hay muchos factores que influyen en las emisiones de CO2 del ecommerce.

Descubramos cómo crear un ecommerce sostenible y cómo reducir tu huella de carbono en tu negocio online.

Día Mundial del Medio Ambiente: una ocasión para analizar el sector ecommerce

Las emisiones de CO2 son un tema clave para las empresas y, en particular, para las compras en línea. En este sentido, la Unión Europea ha establecido un objetivo vinculante para reducir las emisiones de CO2 en un 60% para 2040.  

Además de la huella de carbono,  una cuestión crucial en este Día Mundial del Medio Ambiente es la de la neutralidad climática o neutralidad de carbono. Este término indica la consecución de unas emisiones netas de CO2 inferiores o iguales a cero. En este caso, la Unión Europea ha fijado como límite temporal 2050.

Las emisiones se dividen en varias categorías:

  • Emisiones directas:  las que se refieren a las etapas directas de la producción y a elementos como los medios de transporte, el tipo de combustible utilizado o los tipos de vehículos de reparto.
  • Emisiones indirectas:  se refiere, por ejemplo, al consumo de energía, la cantidad de electricidad utilizada para la producción y los gases de efecto invernadero generados, etc.
  • Emisiones indirectas que afectan a los productores:  estas emisiones afectan a la empresa pero dependen de acciones externas. Esta categoría incluye la eliminación de residuos, los viajes de los empleados, la distribución de bienes, las inversiones, etc.

Cómo reducir tu huella de carbono: ¿Ayuda la digitalización?

Los consumidores buscan cada vez más marcas que estén atentas al impacto medioambiental de sus productos o que incluyan la sostenibilidad entre los valores fundamentales de su negocio. Esto se refiere no sólo a la demanda de envases reciclables  sino también a  la reducción de la huella de carbono y un mayor uso de productos usados o de segunda mano.

La elección de confiar en marcas atentas al aspecto medioambiental tiene un fuerte impacto. Influye no sólo en las decisiones de compra, sino también en la fidelidad de los clientes.

La reducción de los residuos generados por el plástico o el papel es uno de los principales problemas a los que se enfrentan las empresas en términos de eficiencia y sostenibilidad. Una de las grandes ventajas de la digitalización es que ha conseguido eliminar o al menos reducir el uso físico del papel. El almacenamiento de datos e información se realiza ahora casi por completo en línea, en la nube, e incluso las distancias físicas entre clientes y consumidores finales se superan gracias a las herramientas digitales.

Aunque de forma reducida,  incluso la tecnología digital crea grandes cantidades de CO2. Pero hay formas de reducir el impacto de los distintos aspectos que componen el comercio electrónico. De hecho, hay empresas que ofrecen servicios de alojamiento de sitios web que respetan el medio ambiente, que utilizan energía 100% limpia, que tratan de minimizar las emisiones de CO2 y que utilizan embalajes sostenibles.

Entonces, ¿es posible crear un comercio electrónico sostenible? La respuesta es . Te explicamos cómo a continuación.

Cómo mejorar el impacto medioambiental del ecommerce

En este Día Mundial del Medio Ambiente, muchos se estarán preguntando ¿cómo pueden las empresas del sector del comercio electrónico contribuir a políticas más sostenibles  y, sobre todo, a la reducción de su huella de carbono? A continuación te dejamos algunos ejemplos de iniciativas y formas de reducir tu huella de carbono.

  • Apostar por la transparencia y la responsabilidad social

Para una marca es importante cuidar su propia política respecto a  responsabilidad social y, por tanto, también medioambiental. Es un aspecto al que los consumidores prestan cada vez más atención. 

Un consejo útil, por tanto, es poner a disposición toda la información sobre las políticas de sostenibilidad de la empresa en su sitio web. Publicar periódicamente informes sobre el tema también es una iniciativa importante.

  • Enfocarse en el origen de las materias primas y una estrategia local

El origen de las materias primas y su elección es una fase inicial fundamental para tener un verdadero control de la producción. De hecho, el control del origen de las materias primas puede tener un impacto considerable en su estrategia de localización, no sólo en la calidad. 

De hecho, un enfoque más  local  desde el punto de vista medioambiental acorta la distancia entre la producción y el consumidor final  y, por tanto, reduciría la huella de carbono. 

Su fuerza reside en una amplia red de almacenes locales, los llamados almacenes oscuros,  en zonas adyacentes a las de compra. Así, la entrega de los productos se produce rápidamente debido a la proximidad de los almacenes logísticos. Esto se convierte, por tanto, en un incentivo incluso para que las pequeñas empresas locales participen en este proceso. La pequeña librería, el restaurante de la esquina de la calle o la tienda de teléfonos se convierten ahora en parte activa del proceso.

  • Favorecer el uso de embalajes sostenibles

El embalaje de un producto es un elemento fundamental para el sector del ecommerce, y las generaciones más jóvenes son las más atentas a la sostenibilidad del envase de un producto.

Por lo tanto, es importante que las empresas de comercio electrónico piensen en políticas de envasado acordes con las normas de sostenibilidad. Por ejemplo,  utilizar cartón en lugar de plástico, elegir materiales reciclados y tejidos de algodón en lugar de material sintético, utilizar compost  etc.

  • Utilizar energías renovables

Un aspecto fundamental también para el ecommerce es el uso de fuentes de energía alternativas para la producción de bienes. Las energías renovables, sobre todo a raíz de la grave crisis energética que estamos viviendo, se están convirtiendo en la nueva tendencia del sector. Para más información sobre esta temática, no dudes en consultar nuestro último artículo, Energías renovables y logística: ¿cuál será el futuro del sector?

  • Promover la reutilización y el reciclaje

Nuestro modelo de consumo y producción se orienta cada vez más hacia la economía circular,  que pretende ser el gran fenómeno del consumo en los próximos años. 

El sector textil es uno de los más implicados en esto y cada vez hay más opciones para dar una segunda vida a las prendas. De un modelo de consumo rápido e intensivo pasaremos a un modelo de reutilización de productos.

El Día Mundial del Medio Ambiente es la ocasión para recordar que la sostenibilidad es un aspecto al que los consumidores y las nuevas generaciones dan cada vez más importancia. Uno de los principales objetivos es reducir la huella de carbono de las empresas, incluso en el sector del comercio online. 

Esto significa mejorar la huella ecológica y el impacto medioambiental, mediante el uso de envases reciclados, medios de transporte ecológicos, modelos de economía circular y políticas de reutilización y reciclaje. Los hábitos de los consumidores y de las empresas no pueden seguir ignorando estas prácticas de sostenibilidad, que ya no sólo conciernen al futuro, sino también a nuestro presente.