Embalaje de un producto: un aspecto fundamental en el ecommerce

Las ventas online y el comercio electrónico han mantenido unas tasas de crecimiento superiores a las dos cifras durante los dos últimos años. La pandemia ha sido el empujón definitivo para un sector que ha venido para quedarse, y con él numerosas industrias asociadas e impactos, no sólo en términos económicos o medioambientales, sino también … Continued

Ecommerce

Las ventas online y el comercio electrónico han mantenido unas tasas de crecimiento superiores a las dos cifras durante los dos últimos años. La pandemia ha sido el empujón definitivo para un sector que ha venido para quedarse, y con él numerosas industrias asociadas e impactos, no sólo en términos económicos o medioambientales, sino también en cuanto a hábitos de consumo. Y precisamente el packaging o embalaje de un producto es uno de los aspectos más relevantes en este nuevo modelo de consumo.

¿Por qué? Los paquetes han dejado de ser un medio de transporte o mero contenedor y han adquirido muchas nuevas funcionalidades: tarjeta de presentación, muestra de compromiso medioambiental, e incluso parte del propio producto. El consumo online ha modificado las relaciones entre comercios y usuarios, y el propio empaquetado es uno de los aspectos que más ha evolucionado.

Importancia del packaging, una poderosa herramienta de marketing

En el comercio tradicional, el embalaje ya funcionaba como una importante herramienta de marketing. Han sido numerosos los estudios de publicidad y marketing que han señalado a los envases como el “vendedor silencioso”. Algunos estudios señalan que el 70% de las decisiones de compra de los clientes se realizan mientras ve diferentes productos en las estanterías. Es ahí cuando el “vendedor silencioso” puede destacar entre diferentes marcas y hacer que el usuario se decante finalmente.

La importancia de slogans, diseños y colores, etiquetados creativos o envoltorios originales, pueden captar la atención del consumidor. Pero, sobre todo, dotan de identidad y personalidad a una marca. Una cuestión que, a priori, se puede diluir en el comercio electrónico, donde el usuario suele interaccionar (digitalmente) de manera directa con el producto, y no con su envoltorio.

Sin embargo, la creciente importancia de las redes sociales ha terminado por diluir esta situación. Cada vez son más los usuarios que dan feedback de un producto a través de vídeos de presentación a sus seguidores. O fenómenos como el unboxing no paran de crecer entre los influencers. Todo ello ha supuesto que el packaging, adquiera también una importancia en términos de marketing previo a la venta en el entorno digital. Pero, sin duda, su gran mayor terreno en el sector del comercio electrónico, es su impacto en la postventa.

Aspectos fundamentales del packaging para el ecommerce

El medio físico continúa siendo relevante, incluso en el comercio electrónico. Y por eso el packaging juega un papel fundamental. Una vez que el servicio de mensajería llama a la puerta del usuario, o este acude a su punto de conveniencia más cercano, el packaging es su primer contacto directo, no solo con el producto, sino con la marca. Y ese primer instante es fundamental, y cómo tal hay que cuidarlo.

La primera impresión que cause el paquete en nuestro cliente, es la que la propia marca estará causando en él. Es el fenómeno que conocemos como brand experience, y que fácilmente puede influir en la tasa de devolución o de satisfacción de nuestros usuarios. El objetivo en este sentido es ofrecer un empaquetado único, sencillo y coherente con nuestro producto y marca. Pero,sobre todo, que cumpla con unos mínimos requisitos:

  • Be circular 

El paquete no debe tener una sola vida. Salvo en casos excepcionales, como productos alimenticios o perecederos, debes ser capaz de proporcionar un envoltorio que pueda ser reutilizado por los clientes, ya sea con tu propia marca (y pudiendo aplicar algún descuento) o en su día a día. 

Uno de los aspectos más importantes para los consumidores cuando compran online es reducir al máximo su huella ecológica, y la apuesta por la economía circular es el primer paso hacia el éxito.

  • Facilita la devolución 

Uno de los terrenos de batalla de las marcas en el sector del comercio electrónico ha sido la gestión de las devoluciones. Si puedes desarrollar un envoltorio que pueda tener una segunda vida, también puedes incluir en él una etiqueta de devolución.

Las tasas de devolución son una realidad extendida del sector, que actualmente figuran entre el 20 y el 30% de los envíos en la Unión Europea. Así que no pienses que las estás incentivando, sino que están facilitando los canales entre tú y tus usuarios.

  • Construye identidad

Ya hemos mencionado las ventajas desde un punto de vista marketiniano del packaging, pero no está de más insistir. Es muy importante que los embalajes sean sencillos y fáciles de transportar, pero también es primordial que respiren los colores, o al menos alguna seña de identidad de nuestra marca. Incluso si son reutilizables, tendremos promoción en cualquiera de las futuras vidas que viva nuestro paquete. 

Pero sobre todo, es importante que incluyamos información relevante y útil para el cliente. Cómo contactar con nosotros, cómo sacar el máximo partido a nuestro producto (incluidas las fechas de caducidad o procedencia si fuera necesario) y donde puede encontrarnos en redes sociales. Y que ajustemos su diseño a nuestra marca y producto y lo que nos caracteriza, apostando por un diseño más innovador, natural o minimalista que encaje con nuestro propio estilo, pero siempre ofreciendo packaging originales.

  • Contribuye a la experiencia de producto

Ya hemos mencionado la posibilidad de dar una segunda vida a tu producto pero, ¿y si el packaging forma parte de tu propio producto? Es uno de los ámbitos en los que más se está desarrollando el sector del packaging en los últimos años, y ya contamos con opciones compostables cuando hablamos de contenidos relacionados con jardinería, incluso paquetes edibles o comestibles

Sin duda, este aspecto es el que más creatividad requiere, pero es la forma definitiva de conquistar a tus usuarios y de contribuir a su experiencia de producto desde el primer instante.

  • Personalízalo 

Es el siguiente paso. Si ya conoces a tus clientes, uno de los aspectos clave será personalizarlos con algún mensaje o tarjeta exclusivo para ellos. Puedes agradecerles su apuesta por tu marca, recomendarles una serie que creas que les puede gustar, o incluir una pequeña delicatessen o muestra que pueda enamorarles. Este tipo de detalles son los que marcan la diferencia y permiten crear comunidad, uno de nuestros objetivos últimos.

Impacto medioambiental del packaging

Aunque sin duda, el aspecto fundamental para la industria del packaging y del comercio electrónico es la reducción de su impacto medioambiental. Un aspecto en el que, afortunadamente, usuarios y retailers estamos en el mismo bando. De acuerdo con nuestra última encuesta realizada entre más de 5.000 usuarios europeos, el 75,6% de los encuestados tiene en cuenta el compromiso medioambiental y social de una marca en su elección de compra online. Y hasta el 63,9% aseguraba que estaría dispuesto a pagar un precio extra por un embalaje de paquetes y envíos que fuera respetuoso con el medioambiente.

Y aunque se prevé que en los próximos meses surja legislación a nivel europeo al respecto, la primera acción ya está al alcance de la mano de todos. Reducir el número de plásticos de nuestros paquetes y embalajes es una acción necesaria y urgente. Y es que en algunas regiones de nuestros océanos se concentran ya más de 121.000 microplásticos por m3 de agua. 

Un compromiso hacia un modelo de consumo más sostenible y responsable, en el que industria y usuarios van de la mano. Y en el que el concepto del embalaje de un producto o packaging puede marcar una gran diferencia.