Las 7 principales diferencias entre la logística de una empresa tradicional y la que vende por Internet

En estos tiempos en los que el comercio por Internet se ha convertido ya en algo cotidiano y de uso habitual, tanto clientes como empresas necesitan sentirse seguros y conocer perfectamente su funcionamiento. Obviamente, tener un comercio físico no requiere la misma logística que un eCommerce (comercio electrónico). Estas son las principales diferencias:

1ª- Una empresa que vende por Internet tiene mucha más facilidad para captar clientes que una empresa tradicional, pues es más sencillo y rápido usar un buscador de Internet para encontrar lo que deseas. Además, requiere mucho menos capital para promocionarse.

2ª- El método de pago es una de las diferencias más notables. Para pagar un producto o servicio, en un comercio físico, se necesita estar presente en él. Esto proporciona mucha seguridad en la transacción para las dos partes. En cambio, en un comercio virtual, el pago se realiza por distintos medios, más o menos seguros, que, si no se gestionan correctamente, pueden dar lugar a la pérdida de clientes.

3ª- En cuanto a la distribución de los pedidos, la logística tradicional de un comercio físico funciona normalmente in situ. Uno se lleva el producto o recibe el servicio que ha pagado o este se entrega a domicilio, una vez que el cliente lo ha visto y elegido. Pero una tienda online depende totalmente de una organización óptima en su sistema de distribución, pues no es positivo que los encargos tarden mucho en llegar ni que lleguen en mal estado.

En este sentido, una de las soluciones más seguras es contratar un servicio como Packlink PRO. Desde nuestra plataforma hacemos más fáciles los envíos a aquellas personas que tienen su negocio online. Packlink PRO, por ejemplo, permite gestionar todos los envíos desde un mismo panel de control e integrarlo dentro del eCommerce comparando tarifas de varios transportistas, para que puedas elegir el tipo de servicio más adecuado para cada envío.

4ª- Esto lleva al siguiente punto: las devoluciones. En una empresa tradicional, se recogerá el producto en el momento en que se entregue el siguiente pedido. En el eCommerce, se debe acudir al punto de recogida específicamente para recoger el producto, lo que puede suponer más gastos.

5ª- Los almacenes tampoco se gestionarán de la misma manera. Los comercios tradicionales suelen contar con un gran stock de sus productos, mientras que los virtuales quizás no tengan esa posibilidad. La mejor opción es contar con un buen servicio de proveedores, para que la materia prima nunca escasee.

6ª- El personal que cada empresa necesita puede variar. La empresa tradicional necesitará más personal que una que venda por Internet. Aún así, depende del servicio que cada una preste y de cómo se organice. Cuanto más se extiendan, más personal y mejor logística precisarán.

7ª- Un eCommerce utiliza en casi toda su organización sistemas informáticos y automatizados que le aportan un punto de eficiencia a la hora de operar, responder y resolver problemas.

Aunque las nuevas tecnologías están revolucionando el mundo, ambos tipos de empresa pueden convivir e, incluso, propiciar mejorías de manera recíproca.

[button link=”https://pro.packlink.es/registro” text_color=”#fff” color=”#56b85a”]¡Regístrate ahora en Packlink PRO![/button]

 

 

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close