Cómo hacer dropshipping con Shopify

Seguro que has oído hablar del término dropshipping. Se trata de una estrategia idónea para vender a través de Internet sin almacenar stock y con una inversión mínima. La idea es sencilla: vender productos de otras empresas en un proceso en el que tú solo actuarías como intermediario.

Consejos para tu negocio

¿Qué es dropshipping?

En lugar de comprar productos por adelantado, cuando un cliente final hace una compra, esta se le notifica al mayorista, quien hace el envío de manera anónima. De hecho, de cara al cliente final, el mayorista no está involucrado en la venta, solo tú.

Actualmente, es posible hacer dropshipping en canales de venta muy diferentes y el proceso, a grandes rasgos, es sencillo: el propietario de la cuenta de cualquiera de estos actúa como un intermediario entre el proveedor y el consumidor, pagando un precio más reducido por el artículo y vendiéndolo más caro para conseguir un margen.

Si la idea te parece interesante, toma buena nota de estas pautas para saber cómo hacer dropshipping con Shopify. De este modo, podrás dar un empujón a tu tienda online sin tener que preocuparte de inventarios ni de la fabricación de tus productos.

Claves para encontrar un nicho rentable con Shopify

Una de las ventajas que te ofrece esta plataforma, que destaca ante todo por facilidad y rapidez, es que permite crear una tienda online completamente personalizada desde cero, en muy poco tiempo, sin ayuda y sin la necesidad de contar con conocimientos avanzados.

Pero además, Shopify cuenta con herramientas específicas para dropshipping, por lo que es posible agregar productos y comenzar a vender de un modo sencillo. Estos son los pasos iniciales que debes seguir:

1. Busca tu nicho de ventas

Lo primero que debes tener claro antes de hacer dropshipping es saber qué vas a vender, y para ello, definir tu cliente objetivo es fundamental. Se trata de definir muy bien qué puedes ofrecer en tu tienda y quién te lo va a comprar.

En este punto no te podemos dar la fórmula secreta, porque no existe. Es una decisión en la que entran en juego diversos factores. Por ejemplo, hay vendedores que prefieren dedicarse a vender productos relacionados con sus pasiones, con lo que les gusta y entienden. Otros, sin embargo, deciden apostar por artículos de alta demanda que les permitan generar ingresos.

Aunque, como ya hemos dicho, no hay una respuesta mágica, una buena alternativa es que juntes ambas opciones: productos pertenecientes a un mercado que te guste en el que haya un hueco que cubrir.

2. Busca las palabras claves relacionadas

Las keywords o palabras clave son esenciales para mejorar el posicionamiento de tu tienda Shopify. Una vez diseñada la estructura de tu eCommerce, toca buscar y asignar estas palabras a tus páginas de productos y categorías.

Puedes hacerlo de un modo gratuito, buscando en Google una palabra o frase que tu su página. Si las webs de mayor rango son similares a las suyas, observa sus etiquetas de título para intentar deducir las palabras clave a las que se dirigen.

Pero si quieres adentrarte de lleno en el mundo del posicionamiento, existen varias herramientas de pago que incluyen opciones muy avanzadas. Echa un vistazo a estos 8 consejos para mejorar tu SEO en Shopify y estarás más cerca de destacar en los buscadores.

3. Asegúrate de que tus productos son rentables

Tener buenas ideas es esencial, y ofrecer artículos interesantes, también. Pero hay algo que no puedes perder de vista: tienes un negocio y deber ofrecerte rentabilidad. Por ello, es muy importante que antes de lanzarte a hacer dropshipping con Shopify calcules gastos e ingresos para comprobar que sacarás dinero con la venta de tus productos.

Para empezar, apuesta por artículos que no tengan costes muy elevados. Así, podrás venderlos a un precio mayor y obtener de este modo ganancias. Para ello, puedes hacer un estudio de mercado de qué mayoristas pueden resultarte interesantes y negociar con ellos.

4. Mantente al día y comprueba la popularidad de tu tienda Shopify

Cuando ya hayas encontrado tu nicho, y tus productos y distribuidores estén bien definidos, es hora de comenzar. Pero ojo, no te duermas en los laureles. Internet avanza a la velocidad de la luz, y los gustos de los compradores lo hacen aún más rápido.

Lo que ahora es un producto estrella, puede perder popularidad en los próximos meses. Por ello, estate pendiente del interés que despiertan tus artículos y analiza si este ha subido o bajado. Si observas que tus productos están perdiendo fuelle, deberás plantearte dar un giro y modificar tu filosofía de venta.

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close