Cómo los hábitos de consumo de la generación Z están alimentando la demanda en línea

La pandemia de COVID-19 ha sido un momento decisivo en la vida de la generación Z. La mayoría esperaba graduarse, entrar en la edad adulta y empezar a trabajar, pero su futuro ha dado un giro diferente y los efectos han sido más pronunciados en ellos que en otras generaciones. Las graduaciones, las semanas de … Continued

Ecommerce

La pandemia de COVID-19 ha sido un momento decisivo en la vida de la generación Z. La mayoría esperaba graduarse, entrar en la edad adulta y empezar a trabajar, pero su futuro ha dado un giro diferente y los efectos han sido más pronunciados en ellos que en otras generaciones. Las graduaciones, las semanas de novatadas, las prácticas laborales, los eventos sociales con sus compañeros de estudios… Todo ha quedado en suspenso. 

Pero la generación Z está evolucionando a través de la identidad, la comunidad, la resiliencia y, lo más importante para los vendedores en línea, su forma de comprar. Los hábitos de consumo de la generación Z están configurando el futuro de la venta en línea y del comercio minorista. En este marco, es importante que las marcas sepan cómo satisfacer sus altas expectativas. 

El futuro de las compras en línea moldeado por los hábitos de consumo de la Generación Z

¿Cómo está cambiando la generación Z las tendencias de compras en línea?

La generación Z será la próxima generación que dejará su huella en el mundo del consumo y representa una importante oportunidad para todas las marcas. Entender cómo piensa y actúa este público puede dar una ventaja a los vendedores. Por eso es esencial conocer cuáles son los hábitos de consumo de la generación Z. Primero que todo, esta generación destaca por ser experta en tecnología, estar bien informada, tener un poder adquisitivo más alto que las generaciones anteriores. También se caracterizan por esperar una experiencia de consumo eficiente y orientada al servicio. Nunca ha conocido un mundo sin smartphones o internet y demuestra una mayor independencia y movilidad tecnológica. Entonces, ¿quién es la generación Z? Es la generación más reciente y, aunque a menudo no está claro dónde empieza y termina, muchos expertos coinciden en que está formada por adultos jóvenes de hasta 24 años.

Las redes sociales: canal de compra predilecto de los jóvenes

En marzo de 2021, una investigación de MasterCard reveló que las compras a través de redes sociales aumentaron un 43 % en Reino Unido desde que comenzó la pandemia, ya que los británicos recurrieron a Facebook, Instagram y TikTok para comprar. Lo más interesante de todo es que las compras en línea de moda predominan en todas las generaciones, pero son los anuncios dirigidos a las redes sociales y los influencers los que impulsan las compras de moda de la generación Z, que está a la vanguardia de esta revolución. Por esto mismo no se puede subestimar el poder de las redes sociales a la hora de atraer y mantener a los clientes de la generación Z.

Un asombroso 92 % de las personas encuestadas que compran a través de las redes sociales afirmó haber comprado artículos a través de Instagram, seguido de Facebook con un 39 %, YouTube con un 22 % y TikTok con un 20 %. Los comercios minoristas, tanto en línea como en las calles, no pueden permitirse el lujo de olvidarse de la generación Z y deben seguir las tendencias de internet y poner las redes sociales en el centro de sus estrategias de marca y ventas. Los influencers y los anuncios personalizados desempeñan una función importante en la vida de la generación Z. El 24 % compra se hace a través de los enlaces de sus influencers favoritos y así se ahorra el dolor de cabeza de la búsqueda.

Si bien una fuerte presencia en las redes sociales es esencial para atraer a esta generación tecnológicamente avanzada, también es fundamental adaptar sus expectativas a las nuevas realidades del mundo en el que se encuentran.

¿Cuáles son las principales características de la generación Z?

Un público preocupado por la sostenibilidad

Dentro de los hábitos de consumo que caracterizan a la generación Z, notamos que este público se preocupa porque los productos comprados sean de una marca de la que pueda sentirse orgulloso. ¡Generación Z y sostenibilidad van de la mano! Según un estudio de McKinsey and Company, estas personas quieren dar una nueva vida a la responsabilidad empresarial. Miran más allá de los productos tangibles y tratan de averiguar el modus operandi de las empresas a las que compran. ¿Qué es lo que les mueve y qué es lo que estas empresas intentan construir para nosotros en la sociedad?

Sin embargo, esta generación hiperconectada no da señales de ceder en lo que respecta a las compras en línea, probablemente porque el paisaje postpandémico tenga un aspecto diferente para una generación que ha estado sometida a restricciones, confinamientos y que siente que su vida, antes activa, se ha quedado en pausa.

Consumidores hiperconectados… que visitan tiendas físicas

Según Vogue Business, aunque la mayoría de la generación Z prefiere buscar productos y servicios en internet, considera la visita a las tiendas como una excursión social. El 81 % de los encuestados declaró que prefería comprar en las tiendas de manera presencial, y más del 50 % citó que les proporcionaba una válvula de escape para el estrés de estar constantemente conectados a las redes sociales y al mundo digital. (Encuesta de Kearney). 

Las innovaciones tecnológicas y los movimientos socioculturales también están configurando los hábitos de consumo de la generación Z y sus expectativas hacia las marcas. El límite entre el mundo en línea y el real siempre ha sido borroso… Para esta generación «que siempre está conectada», mirar las redes sociales cada pocos minutos es algo natural. ¿Cómo pueden las marcas y los minoristas satisfacer estas necesidades y las nuevas realidades híbridas?

Una generación en búsqueda de opciones de compra híbridas

En esta realidad híbrida postpandémica, los minoristas necesitarán una estrategia global para atender a los clientes nuevos y a los ya existentes, cuyos hábitos de compra han cambiado radicalmente desde el inicio de una pandemia que ha dado paso a una nueva era multicanal. Los consumidores pueden descubrir un producto mientras pasean por una tienda normal, pero suelen comprarlo desde sus móviles. Recoger el producto fuera de la tienda se ha convertido en la nueva norma para muchos de los que compran en línea. Lo recogen fuera de la tienda por comodidad y para mantener la distancia social. 

Pero debido a ese anhelo de contactos sociales después de un año difícil, el regreso a las tiendas presenciales podría proporcionar una alternativa tentadora. ¿Cómo pueden los comerciantes conjugar estos comportamientos en línea y presenciales? Será necesario que integren plenamente sus plataformas y aplicaciones de interacción con sus sistemas de inventario y pago para satisfacer las necesidades de la generación Z. Centrarse en un solo aspecto de la experiencia de compra puede no resultar rentable, ya que este colectivo busca formas más híbridas y sostenibles de comprar.

Unos compradores exigentes

La generación Z tiene unas exigencias muy claras. Vogue Business research muestra que buscan una forma de navegación, de pago y de personalización sencilla, especialmente cuando se trata de compras en la tienda. De los encuestados, el 37 % afirmó que la capacidad de navegar de manera rápida y cómoda por la tienda era su prioridad número uno, seguida de las facilidades para realizar pagos rápidos y sencillos (31 %). Sin embargo, ignorar a otras generaciones en favor de los que se mueven más puede tener un coste.

Ignorar a los baby boomers te puede poner en peligro

La pandemia ha marcado los hábitos de consumo de la generación Z… y de los demás consumidores.

Tanto los minoristas como los comercios en línea deben tener en cuenta a todo su público objetivo, ya que los comportamientos de los consumidores cambian de una generación a otra. Al comparar los hábitos de consumo de la generación Z con los de los baby boomers, observamos que la generación Z y los millennials dominan las compras en línea, mientras que los baby boomers han empezado a acercarse al comercio electrónico desde el inicio de la pandemia, ya que su contribución a las compras a distancia ha aumentado del 25 % al 37 %. 

Lo que la pandemia ha revelado es que ambas generaciones comparten la preferencia por las compras en línea, pero la pandemia también ha limitado seriamente las opciones para el consumidor que prefiere las compras presenciales. ¿Volverán a este hábito? Lisa Kalscheur, directora de marketing de Kibo, sabe que las generaciones más jóvenes ya eran muy aficionadas a las compras en línea antes de la pandemia y que, a partir de marzo de 2020, se decantaron aún más por los medios digitales, pero los baby boomers también han abrazado este mundo de las compras a distancia y ahora los comerciantes tienen que unificar la experiencia del cliente como nunca antes lo habían hecho. 

¿Qué buscan los consumidores en esta nueva era?

Ambos tipos de consumidores buscan fiabilidad, comodidad y opciones modernas de comercio electrónico. El papel de las páginas web de comparación de envíos, como Packlink, es crucial para los clientes que buscan opciones de entrega fiables que garanticen la rapidez de la entrega de bienes y servicios en este vertiginoso mercado de las compras en línea. 

Los servicios de envío también deben adaptarse a las necesidades de la generación Z, los millennials y los baby boomers. Los sitios web de comparación de envíos deben estar en el centro de las soluciones de envío integradas para satisfacer las expectativas de los clientes y, por supuesto, para mejorar la experiencia del cliente.

La generación X es influyente: puede encumbrar una marca o hacer que caiga

Ignorar los comportamientos y necesidades de la generación Z puede dañar seriamente la reputación de una marca. Su alcance en las redes sociales, gracias a los muchos influencers de esta generación, puede encumbrar o hacer caer a una marca en función del nivel del servicio, la experiencia del cliente y la calidad del producto. Son resistentes e innovadores, ya que vuelven a la antigua normalidad, pero con las prioridades renovadas por el estancamiento de sus vidas. Hemos visto lo poderosas que pueden ser sus voces en muchas cuestiones sociales, como el debate climático. 

¿Pueden los comerciantes estar a la altura del reto que supone esta generación activa, bien informada y conocedora de la tecnología? Sí, si se dan cuenta de que la generación Z no solo define el futuro, sino que es el futuro.