El reto del eCommerce frente al Brexit

El pasado 1 de enero, el Brexit se convertían en una realidad para el mundo del eCommerce con el final del periodo de transición. Muchos vendedores, que confiaban en que las condiciones de exportación e importación no cambiasen gracias al acuerdo alcanzado el 24 de diciembre entre Reino Unido y la Unión Europea, vieron como su modelo logístico cambiaba bruscamente.

Ecommerce

Aunque este acuerdo buscaba que siguiese existiendo un sistema de libre comercio lo más parecido posible al que había antes del Brexit, lo cierto es que los procesos y las exigencias han cambiado y en estos primeros meses se están produciendo algunas incidencias con las que los negocios no contaban.

La base de este acuerdo es que, con el fin de mantener el libre comercio, no existen aranceles para los bienes que cruzan las fronteras entre Reino Unido y los países de la UE, ni tampoco límite en la cantidad de productos a intercambiar.

La realidad es que, además de haber algunas excepciones a esta regla, las relaciones aduaneras son más estrictas y el control de los envíos se ha endurecido. Esta situación no es diferente a la que existe en el mercado con otros terceros países que no pertenecen a la Unión Europea. Con la salida de Reino Unido del mercado común, la UE debe aplicar las mismas medidas que actualmente existen frente a otros países, modificadas por el acuerdo que existe entre ambos.

Más allá de los retos que han encontrado las empresas de diferentes sectores, hay una serie de dificultades generales a las que han tenido que enfrentarse los negocios con esta nueva situación. Las más comunes son la falta de información sobre los nuevos procesos, el mayor control que se está ejerciendo en la frontera y, los gastos añadidos de numerosas gestiones burocráticas que se han convertido en una de las razones por las que muchos pequeños negocios han decido no hacer más envíos y grandes agencias de transportes están aplicando cargos adicionales.

Más allá de que los gastos y los tiempos de entrega se hayan incrementado, lo que verdaderamente ha trastocado los modelos que cada negocio tenía implantados ha sido que, en general, se esperaba una transición más suave y con menos cambios, que permitiese a estos negocios adaptarse de manera sencilla sin hacer grandes cambios en su forma de trabajar.

La realidad que estos comercios se han encontrado es bastante distinta. Por ello y con el fin de adaptarse lo más rápido posible a esta situación, hay una serie de recomendaciones que desde Packlink queremos compartir. Lo más importante, es mantenerse al día y saber en todo momento en qué punto se encuentran las negociaciones entre Reino Unido y la UE, qué cambios se producen y cómo les afecta.

También es importante que, del mismo modo que ellos necesitan esa información, la ofrezcan a sus clientes de la forma más clara posible, haciéndoles partícipes de los cambios que han aparecido y cómo les afectan.

En cuanto al desarrollo de su actividad, deben tener en cuenta todos los detalles que deben incluir en sus envíos y que antes no eran necesarios. Por ejemplo, es esencial que dispongan de un número EORI (de registro e identificación de los operadores económicos) como primer paso para cumplir todos los trámites aduaneros.

Debido a los diferentes trámites que hay que realizar, los expertos recomiendan también invertir en un software de gestión aduanera que permita a estos pequeños comercios realizar todas las gestiones de forma efectiva y ordenada.

En definitiva, no debemos olvidar que el eCommerce en sí nació como una fórmula de comercio innovadora, abriendo un nuevo canal con múltiples posibilidades al que los diferentes negocios también tuvieron que adaptarse. Precisamente la pandemia nos ha demostrado como, ante una situación insólita, no solo grandes marcas, sino también pequeñas y medianas empresas han movido parte de su al entorno online, adaptándose rápidamente para poder mantener su actividad.

En esencia, los cambios provocados por el Brexit necesitan de lo mismo: un periodo de adaptación para que las compañías que importan y exportan, así como el resto de los agentes implicados (logística, aduanas), puedan ajustarse a las nuevas normas y exigencias para poder seguir desarrollando su actividad. Una vez superados estos primeros meses, es lógico pensar que todos los trámites se llevarán a cabo con mayor fluidez permitiendo el correcto desarrollo de la actividad comercial.

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close