Qué es Benchmarking y qué ventajas aporta al e-commerce

Una empresa no puede ser un ente estático que permanezca aferrado a sus procesos y tareas y que vive de espaldas a lo que ocurre en el mercado. Las nuevas tecnologías permiten hoy en día obtener mucha información de los competidores, lo que abre un amplio abanico de posibilidades para poder mejorar nuestra empresa. Para un comercio electrónico es fundamental analizar qué están realizando otras tiendas online bien, y así poder implementar mejoras e incrementar el nivel de competitividad y los resultados obtenidos.

Consejos para tu negocio

Qué es benchmarking

El benchmarking es un proceso que se realiza de forma continua para analizar lo que están haciendo empresas líderes del mercado para compararlas con lo que realiza el negocio y poder implementar cambios y mejoras.

El concepto del benchmarking es analizar lo que realizan empresas de éxito del sector, o incluso en otras áreas del negocio, para aprender de ellas y poder mejorar los procesos y estrategias propios.

El benchmarking es un proceso que necesita realizarse de forma cíclica para garantizar la mejora continua en la empresa. Se divide en diferentes etapas que comienzan con una buena planificación y captura de datos, continúa con el análisis de toda esta información para pasar a la implantación de las mejoras identificadas. Finalmente, se realiza un seguimiento de los cambios para ver su impacto real y realizar correcciones si es necesario.

Benchmarking, un ejemplo real

Una de las primeras empresas en utilizar el benchmarking fue Xerox que realizó un estudio profundo sobre la empresa Fuji para identificar qué procesos utiliza para conseguir ofrecer fotocopiadoras e impresoras a precios tan ajustados. El resultado de este estudio permitió optimizar los procesos productivos de Xerox y competir en el mercado con precios más ajustados a la realidad.

Tipos benchmarking

El benchmarking es un proceso comparativo que busca la mejora propia evaluando lo que realizan bien otras empresas exitosas. Dependiendo de cómo se realice este estudio podemos definir tres tipos diferentes de benchmarking:

  • Benchmarking Competitivo. Se centra en estudiar a los competidores de la empresa. Para ello hay que seleccionar a los líderes del mercado o los principales competidores del negocio, e identificar lo que están realizando bien para poder implementar esos procesos y estrategias en el negocio. El benchmarking competitivo es aquel que se centra en la competencia directa de la empresa, por lo que su coste es más elevado, ya que estos negocios no facilitarán información.
  • Benchmarking Interno. Cuando el estudio para la mejora se realiza de forma interna en la propia empresa. Por ejemplo, si el departamento de atención al cliente de un e-commerce está obteniendo grandes resultados, se realizará un estudio del mismo para aplicar a otras áreas de la empresa, como almacén, marketing o ventas, todo aquello que se esté realizando de forma óptima.
  • Benchmarking Funcional. Este tipo de benchmarking busca empresas líderes o referencias del mercado, independientemente de si pertenecen al sector del negocio. Por ejemplo, una tienda online se puede fijar en qué hace bien una empresa de seguros en cuanto a su atención al cliente, para implementar sus técnicas y estrategias para su beneficio.

Por qué tiene gran importancia el benchmarking

Son muchas las ventajas del benchmarking para una empresa. Podemos destacar entre los principales beneficios que se consiguen con este proceso:

» Conocer a los principales competidores

Al conocer los puntos fuertes de los competidores se podrá ajustar los procesos propios para también fortalecerlos y estar en una mejor situación para competir en el mercado.

También, al conocer los puntos débiles de los competidores directos se podrá estar en una mejor posición en el mercado.

Si un e-commerce analizado está utilizando un transportista determinado debido a sus condiciones especialmente beneficiosas, se puede contactar con el mismo para utilizar sus servicios en la tienda online propia, por ejemplo.

» Mayor conocimiento de los procesos internos

Un buen benchmarking permite conocer a fondo cómo funciona la propia empresa, un paso fundamental para poder mejorar cualquier proceso o tarea. Es una herramienta ideal para identificar las debilidades y procesos no productivos y así implementar los cambios necesarios para mejorarlos.

El benchmarking puede revelar que el servicio de atención al cliente es lento en comparación con el tiempo de reacción de almacén a la hora de preparar pedidos y realizar el envío. Con esta información se puede implementar un sistema similar al seguido en el almacén para poder reaccionar de forma más ágil en la atención a los clientes de la tienda virtual.

» Garantizar el crecimiento a corto, medio y largo plazo

Implantar el benchmarking en una empresa es utilizar un sistema de estudio y análisis externo e interno a lo largo del tiempo. Este proceso conseguirá que la empresa, no solo consiga mejores resultados a corto y medio plazo, sino que, dado su funcionamiento continuo, garantiza el crecimiento a largo plazo.

Cómo hacer un benchmarking 

Veamos una serie de recomendaciones para que puedas sacar el máximo rendimiento a una estrategia de benchmarking en tu e-commerce:

» Utilizar distintos tipos de benchmarking

Aunque el estudio y análisis de la competencia es el más atractivo, combinarlo con un análisis interno de la tienda online es el complemento ideal para poder aplicar cambios que realmente tengan un impacto positivo en el negocio.

» Seleccionar de forma adecuada las empresas a analizar

En un benchmarking competitivo es muy importante tomarse su tiempo para decidir qué empresas se van a analizar. Invertir tiempo, esfuerzo y dinero en el análisis de una tienda online que realmente no es un referente o que no mejora la propia, es un proceso poco rentable e ineficiente.

Hay que identificar aquellos e-commerce que realmente son referencia y que están teniendo un gran éxito, para poder averiguar las cosas que están realizando bien a distintos niveles, y posteriormente aplicarlas en la propia tienda online.

» Apoyarse en herramientas digitales

Un buen benchmarking se debe realizar utilizando herramientas modernas que aporten información precisa y actualizada. Entre los distintos portales y herramientas que se pueden utilizar para realizar un estudio de la competencia, de e-commerce de éxito o de la propia tienda online, tenemos:

  • Google Trends. Esta herramienta gratuita de Google es ideal para buscar palabras clave que están teniendo un gran volumen de búsqueda en la actualidad. Sirve para verificar si las palabras clave de la competencia o las propias son las apropiadas.
  • Similar web. Una herramienta fundamental para un buen benchmarking porque permite analizar dos e-commerce y compararlos a distintos niveles.
  • SEMrush y Ahrefs. Dos de las plataformas más importantes para analizar una web o tienda online. Ofrecen amplia información sobre muchos aspectos importantes de un sitio web, incluyendo comparativas entre sitios.
  • Google Analytics. Para un benchmarking interno de un e-commerce, Google Analytics es una herramienta imprescindible que permite conocer a fondo el funcionamiento de la web y el comportamiento de sus usuarios y clientes.

El benchmarking es una estrategia muy interesante para las tiendas online pues les permite conocer qué están realizando sus competidores de mayor éxito, y aplicar mejoras en la propia tienda.

Gracias a la existencia de diversas herramientas y plataformas, hoy en día es más sencillo realizar un estudio de la competencia o un análisis interno del e-commerce, para poder optimizar el sitio y conseguir mejorar los resultados (ventas, visibilidad, captación de clientes, fidelización del cliente e imagen de marca).