Mejores KPIs para tu eCommerce

Las tiendas online operan en un mercado digital donde la globalización y el dinamismo son dos de sus características principales. Para gestionar de forma adecuada un e-commerce y poder sacar el máximo rendimiento de estrategias de marketing y campañas publicitarias, es necesario monitorizar ciertas métricas en tiempo real.

Consejos para tu negocio

Qué es un KPI

Una clave de desempeño o KPI (Key Performance Indicator) es una métrica que se encuentra asociada a un objetivo concreto, es decir, mide un valor del negocio para poder determinar si se están alcanzando los objetivos fijados.

Por ejemplo, un KPI para medir el retorno de la inversión o ROI, de una campaña SEM para ventas en un e-commerce, permitirá evaluar si dicha campaña está siendo exitosa o no. Monitorizando este KPI en tiempo real se podrán tomar decisiones para corregir desviaciones y solventar errores.

Para elegir KPI adecuados para un e-commerce es importante tener en cuenta que:

  • Sea medible, es decir que pueda cuantificarse y expresarse en cifras.
  • Que sea relevante para el negocio (asociado a algún objetivo).
  • Que sea evaluable en el tiempo para ver su tendencia.

Diferencia entre KPI y métrica

Es habitual que se preste a confusión los términos KPI y métrica pues están directamente relacionados, aunque son diferentes.

Una métrica mide un valor concreto relacionado con la empresa, por ejemplo, el número de unidades de un producto en el almacén. Una KPI es en sí una métrica, pero que se asocia a un objetivo previamente fijado. Por ejemplo, en un e-commerce se realizan mejoras SEO para reducir el número de usuarios que abandonan la tienda sin interactuar con ella. Para ello se utiliza la métrica Tasa de Rebote para monitorizar y evaluar si las acciones SEO están dando resultados.

Por qué utilizar claves de desempeño para tu e-commerce

Los KPI son herramientas que debes acostumbrarte a utilizar en tu negocio porque te permiten evaluar el estado del e-commerce con un solo vistazo (al incluirlos en informes o paneles de mando).

Las principales ventajas que te proporcionan los KPI para tu tienda online son:

» Conocer a fondo el negocio

Los KPI te proporcionan información real y relevante sobre la situación actual de tu negocio. Esto te permite tener una visión global y adecuada a lo que realmente está sucediendo en tu tienda online.

» Mejorar los resultados

Con los KPI apropiados se pueden identificar problemas o procesos poco eficientes, y tomar las medidas necesarias para corregirlos a tiempo y alcanzar mejores resultados.

» Tomar mejores decisiones

Los KPI son un arma imprescindible para tomar decisiones más rápidas y precisas en tu e-commerce. Dotan de agilidad a la gestión de la tienda, pudiendo realizar cambios, aplicar tácticas, y realizar acciones concretas con mayores porcentajes de éxito.

Cuáles son los mejores KPI para tu tienda online

Son muchos los KPI que se pueden monitorizar para gestionar el funcionamiento de un e-commerce. Entre los KPI más interesantes que podemos utilizar tenemos:

» KPI de conversión

Estos indicadores de desempeño son vitales en un comercio online pues se encargan de medir los objetivos relacionados con las ventas y acciones de venta.

Entre estos KPI podemos destacar:

  1. Tasa de conversión

La tasa de conversión de un e-commerce revela el número de usuarios que realizaron una compra de todos los que visitaron la tienda en un periodo de tiempo. El cálculo de la tasa de conversión se realiza con la siguiente fórmula matemática:

Tasa de conversión = (ventas en un periodo de tiempo / visitas de ese periodo de tiempo) x 100.

La tasa de conversión se presenta en porcentaje para indicar que tanto por ciento de las visitas finaliza el proceso de compra (acceden al carrito de la compra y terminan pagando el producto o productos).

  1. Número de ventas

El número de ventas es normalmente una simple métrica que indica el número total de ventas que se realizan en el e-commerce en un determinado periodo (anual, mensual, trimestral…). Por sí mismo, no se puede considerar como un KPI, pero puede convertirse en una clave de desempeño importante si se fija un objetivo concreto de ventas. Por ejemplo, si se implementa una estrategia de marketing digital para incrementar las ventas en un periodo de tiempo, el número de ventas se convierte en un KPI interesante a monitorizar.

  1. Ticket promedio

Es un valor que indica cuánto gastan de media los clientes de un e-commerce en sus compras. Es muy interesante monitorizarlo para poder implementar estrategias y tácticas para incrementar su valor y conseguir aumentar las ventas.

Para su cálculo hay que aplicar la fórmula:

Ticket promedio = Total de la facturación de un periodo / Número de ventas realizadas.

» KPI de producto

En un e-commerce los productos son una de las partes más importantes porque son lo que los clientes y clientes potenciales van buscando y por los que están dispuestos a pagar un precio.

Los KPI relacionados con el producto permiten a una tienda online disponer de un gestión precisa sobre el stock, y sobre aspectos que inciden directamente sobre los productos.

Hay muchos KPI interesantes relacionados con los productos, aunque quizás el más importante es la rotación de stock.

Para calcular la rotación de inventario se aplica la siguiente fórmula matemática:

Rotación de Stock = Ventas del periodo (a precio de coste) / Stock medio del periodo.

Este KPI mide las veces que se ha vendido y repuesto un producto de la tienda online, y sirve para controlar el inventario y garantizar que siempre haya disponibilidad de productos para los clientes (evitar la rotura de stock que implica múltiples consecuencias negativas para el e-commerce).

» Otros KPI interesantes para un e-commerce

Sin ser específicamente KPI de productos o de ventas, aunque también relacionados, tenemos otras claves de desempeño muy interesantes para una tienda virtual:

  1. Retorno de la inversión

El ROI o retorno de la inversión mide la rentabilidad de una determinada inversión. Este tipo de KPI se puede utilizar en muchas acciones dentro de un e-commerce, como por ejemplo, para evaluar el éxito de una campaña de Social Media de ventas, o para conocer la rentabilidad de un nuevo sistema de preparación de pedidos en el almacén.

Para calcular el ROI se utiliza la siguiente forma matemática:

ROI = (Ingresos de un periodo de tiempo – costos de la inversión) / costos.

El resultado se multiplica por 100 para pasarlo a porcentajes y que sea más sencilla su comprensión y análisis.

  1. Costo de adquisición de clientes

Mide lo que cuesta conseguir convertir a un contacto o lead (cliente potencial) en un cliente real que ha realizado una compra en el e-commerce.

Para calcularlo hay que aplicar la siguiente fórmula:

CAC = Suma de la inversión realizada / Número de conversiones.

Este KPI puede ser complicado de calcular, ya que hay que tener en cuenta todas las inversiones realizadas para convertir al cliente a lo largo del embudo de ventas.

A pesar de la dificultad de cálculo, es uno de los KPI más interesantes para tu tienda online porque te permite evaluar si debe invertir mucho para conseguir nuevos clientes.

Un KPI para el retail es una herramienta que le permite conocer si se alcanzan los objetivos de ventas y otras metas importantes del negocio.

Para sacar el máximo partido a una tienda online y conseguir que mejore sus resultados es importante construir un buen panel de control que incluya los KPI más relevantes y adecuados a sus objetivos y estrategias.