Identidad corporativa: qué es y cómo desarrollarla

Cada empresa es única, ya que tiene su propia forma de trabajar, su modo de comunicarse, sus rutinas de trabajo y muchas otras diferencias. La imagen corporativa de una empresa engloba todas esas características que la definen, desde su logotipo y colores corporativos, hasta la forma en la que afrontan sus distintos procesos del negocio.

Consejos para tu negocio

Qué es imagen corporativa

La identidad o imagen corporativa reúne el conjunto de valores y creencias que definen a una empresa y que les diferencian de sus competidores. Es habitual que cuando se habla de imagen corporativa se piense en el logotipo y elementos visuales de la empresa, pero la identidad corporativa va un paso más allá, englobando elementos visuales con normas, historia, comportamiento y filosofía de trabajo.

La imagen corporativa es, por lo tanto, un elemento muy importante para que los usuarios o consumidores puedan identificar de forma inequívoca al negocio. Es necesario establecer una estrategia adecuada para poder transmitir y comunicar la identidad de la empresa a todos los niveles.

Identidad corporativa e imagen corporativa, ¿son lo mismo?

Aunque se habla de imagen corporativa e identidad corporativa como el mismo concepto, la realidad es que tienen una diferencia. Mientras la identidad corporativa es cómo la empresa quiere que se le reconozca, la imagen corporativa es cómo percibe el público a la empresa.

Conseguir que la identidad corporativa coincida con la imagen corporativa es la clave para alcanzar el éxito en cuanto a reconocimiento y diferenciación con los competidores.

Cómo se hace una imagen corporativa

La identidad corporativa siempre debe estar presente en las distintas decisiones que se tomen en un negocio. Por ejemplo, al establecer una campaña publicitaria o realizar el lanzamiento de un nuevo producto hay que utilizar la imagen corporativa como guía para garantizar que se sigue la filosofía y línea del negocio.

Los pasos para crear una identidad corporativa son:

1. Identificar los objetivos y valores

Para construir una identidad corporativa es necesario, en primer lugar, identificar cuáles son los objetivos del negocio y qué valores y criterios maneja la empresa.

Respondiendo a preguntas como: “¿qué soluciones ofrece la empresa?” “¿A dónde se quiere llegar?” o “¿hasta dónde se puede llegar para conseguir los objetivos del negocio?” Se puede definir cuál es la meta del negocio, su misión y qué valores son los que marcan su filosofía y modo de actuar.

2. Crear los elementos visuales que identifican a la empresa

La comunicación visual es la más importante en la comunicación, pues con solo vistazo ya se puede transmitir de forma inmediata una idea, valor, o incluso, sentimiento. El siguiente paso para crear una identidad corporativa es la creación de aquellos elementos gráficos que van a identificar a la empresa, permitiendo que el público la reconozca de forma inequívoca.

Los principales elementos visuales que hay que diseñar para crear una buena imagen corporativa son:

  • Logotipo. El logotipo junto al nombre comercial se utilizará en todas partes, desde la documentación de la empresa (informes, facturas, albaranes, etc.), hasta en folletos publicitarios, landing pages o redes sociales. Es muy importante que el logo de la empresa transmita valores y sea atractivo y único. El logotipo es un elemento muy importante dentro de la identidad corporativa por lo que su creación y diseño debe ser abordado de una manera profesional.
  • Colores. Definir unos colores que se asocien con la marca permite crear en el usuario una sensación de familiaridad y reconocimiento. Ejemplo de la importancia del color para la imagen de marca podemos verlo en empresas como Coca Cola que se asocia enseguida con el color rojo, o Heineken con el verde. En los portales web o eCommerce de la empresa los colores ayudan a asociar la plataforma con el negocio, consiguiendo un nivel de consistencia que proyecta una imagen de seriedad y profesionalidad.
  • Tipografía. El tipo de letra y su estilo pasan a ser mucho más importantes para la imagen de marca en la actualidad. El uso de las redes sociales, páginas web, correos electrónicos y tiendas virtuales, permiten que utilizar una tipografía determinada ayude a que los usuarios identifiquen mejor a la empresa.
  • Mensaje. El mensaje o eslogan es una práctica que tiene una gran importancia en la identidad corporativa (volvemos al ejemplo de Heineken, con el “piensa en verde” o al de Coca Cola con el “just do it”). Muchos negocios no le dan el valor que un buen eslogan tiene a la hora de que el usuario pueda identificar un negocio.
  • Nombre comercial. El nombre comercial es el nombre de la empresa y por el que los usuarios la van a conocer e identificar. Hay que realizar un proceso de estudio y análisis para poder elegir el mejor nombre para el negocio. Este nombre comercial también se utilizará para registrar el nombre de dominio y poder utilizarlo en internet en portales web, en correos electrónicos o redes sociales, ayudando a afianzar la identidad corporativa.

3. Estrategia de comunicación

Es necesario definir estrategias para desarrollar la imagen corporativa. Con una buena estrategia de comunicación y de branding se puede lograr transmitir al público la imagen que se desea, consiguiendo el objetivo de que la identidad corporativa y la imagen de marca coincidan.

La reputación online se ha convertido en un elemento fundamental para poder crear una identidad corporativa. Es necesario cuidar la relación que establece la empresa a través de internet para conseguir que la audiencia la perciba y reconozca de forma adecuada.

Con una buena identidad digital el negocio será percibido como una marca de prestigio, es decir, que tiene una gran reputación. Para poder conseguirlo hay que cuidar tres puntos importantes en el mundo digital. En primer lugar, las plataformas web (páginas web, eCommerce o blogs de la empresa), ya que son un escaparate de la empresa en internet. En segundo lugar, las redes sociales son un canal de comunicación imprescindible hoy en día, por lo que tener un buen engagement y un alto nivel de respuesta o interacción es fundamental para aumentar el prestigio online. Por último, los blogs, foros y otros portales web son una buena forma de aumentar el prestigio de la marca y conseguir opiniones positivas sobre la empresa.

4. Monitorizar la identidad corporativa

Es necesario establecer una serie de controles y procesos para poder monitorizar que la imagen corporativa se está utilizando en la empresa y que no se estén llevando acciones que queden fuera de los valores, características y objetivos de la misma.

Comprobar que se incluyen los elementos visuales en correos electrónicos, verificar que las respuestas en redes sociales van acorde a la forma de actuar de la empresa, medir el engagement o verificar que las estrategias y acciones están alineadas con la identidad corporativa, son medidas necesarias para poder garantizar que el negocio se rige bajo una identidad corporativa definida.

La identidad corporativa y la imagen corporativa son muy importantes para la empresa, más aún hoy en día, donde el mercado digital permite llegar a muchos más clientes, pero requiere enfrentarse a un mayor número de competidores.

Establecer una buena identidad corporativa hará que la empresa sea reconocida por la audiencia de forma inequívoca, diferenciándose claramente de sus competidores.

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close