Hora del Planeta 2022: contribuye con un e-commerce más sostenible

En 2007 arrancó en Sidney una curiosa iniciativa, The Earth Hour. Promovido por la organización ecologista WWF, más de dos millones de ciudadanos de la ciudad australiana apagaron las luces de sus hogares. El objetivo era sencillo: demostrar a los gobernantes locales que la ciudadanía estaba comprometida con la lucha por el medioambiente. Y lo … Continued

Consejos para tu negocio

En 2007 arrancó en Sidney una curiosa iniciativa, The Earth Hour. Promovido por la organización ecologista WWF, más de dos millones de ciudadanos de la ciudad australiana apagaron las luces de sus hogares. El objetivo era sencillo: demostrar a los gobernantes locales que la ciudadanía estaba comprometida con la lucha por el medioambiente. Y lo consiguieron. La Hora del Planeta, cómo se llama en español, se convirtió en un fenómeno global, alcanzando 192 países en 2021, y apagones tan ilustres como el de la Torre Eiffel, el Coliseo o el Golden Gate de San Francisco.

Una acción simbólica que también se ha traducido en cientos de actos y logros concretos. Gracias a esta iniciativa, Argentina aprobó en 2013 un proyecto de ley para crear un Área Marina Protegida de 3,4 millones de hectáreas en el país.

También cientos de miles de luces LED fueron instaladas por el movimiento de “girl scouts» en Estados Unidos. Incluso, tres poblados sin acceso a electricidad de la India consiguieron instalar luces con energía solar. Grandes y pequeñas acciones orientadas a un claro objetivo, mejorar el planeta en el que vivimos para las generaciones futuras.

Una preocupación que se ha extendido entre el conjunto de la sociedad y que, indudablemente, también ha llegado hasta el sector e-commerce. De acuerdo con nuestra última encuesta realizada entre más de 5.000 usuarios europeos, el 75,6% de los encuestados tiene en cuenta el compromiso medioambiental y social de una marca en su elección de compra online. Y hasta el 63,9% aseguraba que estaría dispuesto a pagar un precio extra por un embalaje de paquetes y envíos que fuera respetuoso con el medioambiente.

Y es que la sostenibilidad ha dejado de ser una tendencia o una opción, y ha pasado a ser un elemento fundamental para cualquier empresa del siglo XXI. Una decisión que incluye también a los comercios electrónicos, que a pesar de ofrecer una serie de ventajas con respecto al comercio tradicional en materia de sostenibilidad, aún continúan en la lucha por ser más “verdes”.

¿Cuál es el impacto medioambiental del comercio electrónico?

Que una actividad sea digital no la exime de tener una huella ecológica. De hecho, según un informe publicado por el think-tank francés The Shift Project en 2019, el 4% de las emisiones de CO2 a nivel global estaban directamente vinculadas a la actividad digital, una cifra que se multiplicaría por dos en 2025.

Aunque a primera vista no parecen cifras muy elevadas, resulta evidente que Internet es un actor cada vez más relevante en el incremento del efecto invernadero en comparación con otras actividades. En concreto, el comercio electrónico es responsable de un elevado consumo de energía, ligado tanto al uso de internet como a la producción de bienes, el embalaje y las cadenas de suministro.

¿Qué supone esto para los e-commerces? Entre otras cosas, que los comercios electrónicos tienen la responsabilidad de contribuir en la reducción de su propia huella de carbono, además de fomentar entre clientes y usuarios un modelo de consumo responsable y sostenible. Pero, ¿cómo podemos lograrlo?

Contribuye a la Hora del Planeta 2022

Cambiar la forma en qué trabajan las cadenas de suministro o electrificar la flota de las compañías no está al alcance de cualquier pequeña y mediana empresa. Sin embargo, son varias las acciones que puedes llevar a cabo para conseguir un comercio electrónico más verde y sostenible, reducir tu impacto medioambiental, y sumarte con éxito a la Hora del Planeta 2022. ¡Toma nota!

  • Paquetería sostenible 

De acuerdo, no puedes electrificar la flota de las compañías de reparto, pero sí puedes elegir con quién hacer tus entregas. Según el MIT, hasta el 13% de las emisiones relacionadas con el comercio electrónico están directamente vinculadas al transporte. Por ello, es importante ser cuidadoso a la hora de elegir a tu compañero de viaje.

Con una plataforma como Packlink PRO por ejemplo, puedes automatizar y agilizar todo tu proceso de envíos apostando por los transportistas más comprometidos del mercado, sin ningún tipo de cuota. Además, te recomendamos incentivar entre ellos modalidades de entrega más sostenibles, como los drop-sites o puntos de recogida que podrán conseguir su paquete con total flexibilidad, por lo que, en nuestra opinión, es la opción más completa.

  • Packaging plastic free 

Los fundadores de la Hora del Planeta advierten en su último informe: el número de plásticos en el mar se cuadruplicará para 2050. Además, actualmente ya se concentran más de 121.000 microplásticos por m3 de agua marina en algunas regiones. El impacto de los microplásticos es uno de los problemas medioambientales más acuciantes y está estrechamente relacionado con el packaging.

La legislación europea avanza a ritmo lento pero constante, y ya son prácticamente historia artículos como pajitas, vasos y platos de plástico de un solo uso. Sin embargo, los embalajes y envoltorios de muchos productos que se venden online continúan utilizando plásticos, más de los estrictamente necesarios. 

Explora alternativas como el cartón o las bolsas compostables y biodegradables, y analiza qué materiales son más sostenibles en términos de renovabilidad y disponibilidad local. ¡Es la apuesta ganadora!

  • Reciclaje y eficiencia 

Son dos conceptos básicos en términos de sostenibilidad y para reducir nuestra huella de carbono. El reciclaje tiene que ser una de las vías maestras para tu empresa, no solo en cuanto a niveles operativos, sino también de cara a tus clientes. 

Cada vez son más las empresas que apuestan por “reciclar” el packaging, u ofrecer opciones para darles una segunda vida a los envases, por ejemplo a través de embalajes sencillos, que puedan reutilizarse tras una devolución y no se conviertan en desecho.

Y por supuesto, y más teniendo en cuenta el encarecimiento de los precios de la energía, sé eficiente. Opciones que adoptarías para tu propio hogar, también pueden ser útiles para almacenes y oficinas. Por ejemplo, apostar por iluminaciones LED, mucho más duraderas y económicas.

  • Difunde la palabra 

Sabemos que los clientes y usuarios valoran a las empresas que apuestan por la vía sostenible. Y además es una opción de la que merece la pena hacer gala y presumir. Por ello, incluye todas las acciones que lleves a cabo en tus vías de comunicación con los clientes, ya sea a través de redes sociales, email marketing o tu propio e-commerce. 

Además, si puedes incluir consejos y buenas prácticas, por ejemplo, aprovechando la Hora del Planeta, estarás fomentando la creación de una comunidad comprometida con la sostenibilidad y con tu propio negocio. ¡Todo un win-win!

Pero sobre todo, recuerda que ser sostenible no es solo una actitud o una pose con motivo de grandes fechas como la Hora del Planeta. El compromiso y la responsabilidad con el medioambiente han de ser un rasgo definitorio de tu comercio electrónico, y una parte fundamental de cada decisión que adoptes. Solo así conseguiremos que el cambio sea real.