Consejos para crear un roadmap ágil para tu producto

En esencia, el plan de desarrollo de un producto es una herramienta que puedes emplear para que te muestre el crecimiento previsto de tu producto en términos de desarrollo, costes y ventas. Una planificación bien preparada es una herramienta fundamental para mostrar la vida útil de tu producto a inversores para que puedan después hacerse una idea mejor del potencial que posee y decidir si invertir o no. Además, un plan ágil de desarrollo toma nota del hecho de que las circunstancias, más allá de tu control, alterarán tus planes iniciales y provocarán retrasos e interrupciones. Por tanto, aquí tienes algunos de los mejores consejos para crear una planificación ágil que tenga espacio para tener en cuenta estos cambios inesperados

1. Define tu objetivo con claridad
Si trabajas en un sector que está sujeto a cambios constantes y a desarrollos tecnológicos, entonces tener un objetivo es crucial para una planificación ágil y efectiva del producto. Al definir un objetivo, tú y tu equipo tenéis algo en lo que trabajar sin importar los cambios intermitentes. Este objetivo puede ser cualquier cosa, pero debería ser claro y tangible, como tener x clientes nuevos, quitar deuda o bajar hasta un porcentaje prefijado, …

2. Tener claros los pasos del camino
Tu plan de desarrollo debería tener pasos perfectamente definidos para que tú, o cualquier otra parte involucrada, podáis ver qué es necesario lograr. Por encima de todo, cada nuevo paso tiene que ser realista y seguir desde el anterior. Cualquier gran salto sin explicar hacia el objetivo final, provocará que las personas ajenas se sientan escépticos por tu plan para el éxito. No es necesario poner una fecha en cada paso, puesto que los retrasos son esperables.

3. La sencillez es la clave
Que sea sencillo en exceso. Este punto mantiene relación con el anterior e implica que cada etapa sea lo más directa y clara posible, en lugar de traer multitud de complicaciones con detalles excesivos.

4. Fomenta la participación
Obviamente, no serás exclusivamente tú el responsable de todos los elementos del proceso del producto, por lo que en su lugar es mejor involucrar a todas las partes relevantes en el proceso de planificación. Esto provoca una aceptación mucho mejor de todos los que están involucrados y una mayor comprensión de la visión del producto.

5. Revisión regular
Cuando el viaje de tu producto progrese, asegúrate de revisar la planificación y realizar los ajustes necesarios. Esto es algo crucial y la razón fundamental para desarrollar una planificación ágil. Debería utilizarse, al igual que tu plan de empresa, como una herramienta constante más que algo que se haya diseñado una sola vez para recibir la inversión y, a continuación, ignorarlo en el futuro.

Todos los puntos anteriores, necesitan de un elemento inicial por tu parte, que es una investigación exhaustiva de mercado. Tan solo con esto en mente y una comprensión real del mercado en el que va a entrar tu producto, puedes crear una planificación ágil y viable. Por lo que ponte al trabajo antes de comenzar y sigue los pasos de arriba para crear el viaje más relevante para tu producto.

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close