BREXIT: cómo afecta al eCommerce

La relación del Reino Unido con la Unión Europa siempre ha sido distinta en comparación con la del resto de estados miembros. El solo hecho de no acoger el Euro como moneda nacional permaneciendo con la Libra, ya es un hecho que permite calibrar la visión diferente de los británicos en relación con Europa.

Consejos para tu negocio

Qué es el Brexit

El Brexit es el proceso por el cual el Reino Unido abandona la Unión Europea poniendo fin a su relación con la misma a partir del 1 de febrero de 2020. Brexit es una palabra compuesta de los términos Britain y Exit, haciendo referencia a esta salida.

El Reino Unido con el Brexit deja de pertenecer a la Unión Europea, lo que genera muchas dudas, sobre todo en cuanto a las relaciones comerciales con el resto de países europeos.

Acuerdo de salida entre Unión Europea y Reino Unido

El proceso de salida del Reino Unido ha supuesto una dura negociación sobre los términos de la misma, así como de las condiciones en las que quedaban sus relaciones con la Unión Europea. El 24 de diciembre de 2020 se llegó a un acuerdo final donde se recogen una serie de nuevas normas a la hora de realizar negocios con el Reino Unido.

El acuerdo entre Reino Unido y la Unión Europea recoge una serie de puntos sobre el comercio que afectan de forma directa a las ventas online. Estas normas son:

» Trámites aduaneros

Al eliminarse la libre circulación de bienes es necesario cumplir con una serie de trámites burocráticos propios de las aduanas del Reino Unido. Cuando se realicen envíos al Reino Unido se deberán cumplimentar los formularios aduaneros británicos, proceso que hará que la agilidad de los mismos se vea seriamente afectada.

Exportar a Inglaterra desde España será ahora un proceso que llevará más tiempo, por lo que los clientes británicos de la tienda online recibirán más tarde sus productos que antes del Brexit.

» Tratado de libre comercio

Se trata de un acuerdo entre UE y Reino unido para no poner cuotas y gravámenes a las relaciones comerciales entre ellos. Si un eCommerce vende a clientes británicos, estará exento de pagar esas cuotas y gravámenes si los productos son fabricados en territorio europeo. Este acuerdo funciona en las dos direcciones, por lo que las tiendas virtuales británicas podrán vender en Europa sin cargas en caso de que sus productos sean del propio país.

» Certificaciones de productos

Este es uno de los puntos críticos del acuerdo, ya que, aunque se incluyen acuerdos para facilitar el comercio y reducir el número de impedimentos técnicos a las importaciones y exportaciones, no existe reconocimiento por ambas partes de las certificaciones industriales. Es decir, un certificado europeo de un producto puede no tener validez en el Reino Unido.

En este aspecto, los eCommerce tendrán que revisar sus productos y verificar que cuentan con la certificación necesaria para poder ser vendidos dentro de territorio británico, y lo mismo ocurre en el caso contrario, con las importaciones y exportaciones del Reino Unido.

» Irlanda del Norte se queda fuera

La relación de Irlanda del Norte es diferente a la del resto del Reino Unido, por lo que se podrá establecer relaciones comerciales con este país como se hacía antes del Brexit.

Cómo afecta el Brexit al eCommerce

Las cifras indican que el comercio electrónico se verá seriamente afectado por este nuevo acuerdo en las relaciones comerciales de la UE con el Reino Unido. Los británicos compran de forma habitual en eCommerce, tanto nacionales como extranjeros. Un 52 % de sus comprar online lo hacen en tiendas virtuales externas al Reino Unido, situándose en el 6,5 % el porcentaje de España.

En cuanto a los compradores europeos, también se verán afectados pues Gran Bretaña se encuentra en segundo lugar tras China en compras online.

Las principales consecuencias para los eCommerce que venden al Reino Unido tras el Brexit son:

  • Incremento de los tiempos de envío por los trámites aduaneros necesarios.
  • Declaración de impuestos en el Reino Unido de los productos enviados.
  • Las mercancías serán inspeccionadas en aduanas.

» Qué es el número EORI

El número EORI es un número de identificación que se necesita para hacer negocios con otros países que no pertenezcan a la UE. Este número se obtiene a través de la Agencia Tributaria y es necesario actualmente para poder vender en el Reino Unido (en este caso, el número EORI empezará con las letras GB).

Para que un eCommerce pueda enviar ahora sus productos al Reino Unido necesitará solicitar el número EORI.

» Tiempos de entrega más largos

Se trata de un auténtico problema para los eCommerce europeos. Ahora, y debido a los trámites burocráticos, los tiempos de envío entre EU y el Reino Unido serán más largos, haciendo perder poder competitivo a las tiendas virtuales europeas respectos a las Chinas o de Estados Unidos dentro del importante mercado británico.

Las tiendas online deberán informar a sus clientes británicos para evitar problemas con las fechas de entrega. Si los productos son europeos no habrá un incremento del precio de envío, pero al tener que crear documentos de exportación (factura comercial, formularios de aduanas, boletín de expedición, etc.) el tiempo de envío se incrementará de forma significativa.

La cadena de suministros se verá afectada de forma directa por todos los retrasos que supone la nueva burocracia. De esta manera, los eCommerce que utilicen proveedores británicos deben tener en cuenta que la entrega de sus mercancías ya no se hará según los plazos habituales. En este aspecto, muchos negocios online han buscado alternativas lo que ha supuesto un contratiempo para muchas empresas del Reino Unido.

» Qué ocurre con el IVA

Los impuestos antes del Brexit eran sencillos, haciendo la declaración impositiva y utilizando la tasa del IVA española. Ahora será necesario pagar los impuestos a la Administración de Impuestos y Aduanas Británica o HMRC (Her Majesty ‘s Revenue and Customs) y aplicar la tasa del 20 % propia del Reino Unido.

» Periodo de devolución

Las devoluciones para las tiendas virtuales están establecidas por la Unión Europea con un periodo de 14 días. Sin embargo, la legislación británica dispone de un periodo superior que se eleva hasta los 30 días.

De esta manera, los eCommerce deberán proporcionar un periodo de devolución de 30 días para sus clientes británicos, haciendo que las condiciones de negocio sean más difíciles.

Está claro que el Brexit supone un antes y un después en las relaciones comerciales entre UE y Reino Unido. A pesar de los acuerdos firmados para suavizar la salida, el Brexit afecta de forma directa a las tiendas online que deben adaptarse a la nueva situación para poder seguir vendiendo en el Reino Unido.

Para poder preparar un eCommerce para seguir vendiendo sus artículos en tierras británicas es necesario realizar una serie de acciones como solicitar un número EORI para el Reino Unido en Hacienda, buscar proveedores alternativos para no perder agilidad en los envíos, conocer el IVA británico para la declaración de impuestos, incrementar los tiempos de envío a Reino Unido en la tienda y ajustar las políticas de envío y devoluciones para adaptarlas a las necesidades concretas de estos cambios.

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close